El bosque de Son Quint-Son Muntaner fue una conquista de los vecinas y vecinas del barrio, organizada por la AVV de Son Rapinya, con el apoyo de la Federaci贸n de AAVV de Palma y de otras entidades vecinales que tambi茅n se solidarizaron con la iniciativa de la Asociaci贸n de Vecinos de Son Rapinya, para evitar su urbanizaci贸n y quedase como espacio p煤blico, al servicio del barrio y de la ciudad.

Seg煤n la clasificaci贸n que consta en el Plan General de Ordenaci贸n Urbana, en la zona solo 鈥渟e permiten exclusivamente los usos p煤blicos, con car谩cter de esparcimiento y la pr谩ctica deportiva al aire libre鈥. Como otras zonas de nuestro entorno, y como corresponde, se ha convertido en un espacio utilizado por los vecinos para pasear y hacer deporte. A esta zona se accede desde distintos puntos del barrio, como algunos puntos en la calle Miquel Llad贸, desde las calles de la zona antigua y desde la calle 501 que sale desde la esquina de las viviendas de Son Garrit.

Seg煤n la clasificaci贸n oficial del Ayuntamiento, la calle 501 solo llega hasta la zona del bloque de viviendas blancas situadas al final de la calle Son Garrit y, de hecho, se corta al tr谩fico con una cadena, m谩s all谩 de la cual se convierte en un camino forestal que bordea el bosque de Son Quint-Son Muntaner y la parte posterior de la zona antigua, llegando incluso a cerrarse por la vegetaci贸n y la orograf铆a del terreno.

Precisamente en la parte final de diversas calles de la zona antigua se est谩n construyendo algunas casas y, de manera incomprensible, el Ayuntamiento concede permiso a varias de esas viviendas para que puedan construir la entrada al garaje por el camino forestal que bordea el bosque, convirtiendo un acceso peatonal en un acceso de veh铆culos de uso particular. 

La AVV ha planteado al Ayuntamiento la irregularidad cometida, carente de informe de movilidad, que no ha tenido en cuenta el car谩cter p煤blico y recreativo de la zona. No nos sirve que se presente el tema como un caso excepcional, porque una vez concedido un permiso no habr谩 argumento para negarlo a otras construcciones, adem谩s no se trata de ceder el paso a un veh铆culo ocasional, porque si la entrada de las viviendas se sit煤a en esa zona y no en la calle Salom, hay que contar con diversas entradas y salidas durante el d铆a, el acceso de veh铆culos de servicios, de visitantes, etc., adem谩s de prever el estacionamiento de 茅stos, que convertir谩n la zona en una calle abierta al tr谩fico, peligrosa el paseo y la pr谩ctica deportiva.

Por el car谩cter discreto de la ubicaci贸n de la zona, ya solo nos falta que se convierta en un espacio apropiada para el botell贸n y las pandillas juveniles, que de hecho ya han iniciado el uso del bosque para estos fines y ahora se les facilitar铆a la llega en veh铆culo. Con esta acci贸n se sustrae un espacio ganado para el uso de la ciudadan铆a y se va ejerciendo una fuerte presi贸n sobre el bosque de Son Quint-Son Muntaner que no le favorece en nada como espacio natural que debe ser protegido. Resulta bastante indignante que el Ayuntamiento no tenga en cuenta las caracter铆sticas de la zona, descritas en su propio PGOU, y se atreva a dar unas licencias sin contar siquiera con informes de movilidad y medioambiente a construcciones particulares que deben situar su entrada, como hacen el resto de vecinos, en la correspondiente calle de la zona antigua, concretamente la calle Salom, y no en el camino del bosque que tantos esfuerzos y luchas ha costado para uso y disfrute del barrio y de la ciudad.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here