La Federaci贸n de Asociaciones de Vecinos de Palma, con apoyo de las asociaciones de los barrios, ha conseguido parar la ampliaci贸n de un local de juego situado frente al parque de Ses Veles, esquina con la calle Joan Alcover. La Comisi贸n de Urbanismo ha devuelto al expediente al Govern Balear. Hasta aqu铆 todos contentos, pero la realidad es m谩s compleja.

La normativa del Govern Balear, si bien establece una moratoria por la que no se pueden abrir nuevos locales sin que antes se cierre alguno de los existentes, se ha 鈥渙lvidado鈥 de limitar tambi茅n las ampliaciones de estos locales, una forma de extender esta actividad, con todas las consecuencias que supone.

La legislaci贸n auton贸mica tampoco ha estado muy fina a la hora de marcar distancias entre las casas de juego y su distancia de espacios como parques y colegios, permitiendo que se sit煤en a 100 metros, una separaci贸n m谩s que escasa, sobre todo para adolescentes. Tampoco estamos satisfechos sobre el control y las revisiones que se hacen para asegurar que cumplen con la normativa y no exceden sus actividades y competencias.

Aunque la pandemia y las medidas restrictivas han aliviado mucho la situaci贸n, en Son Rapinya tenemos la experiencia de todos los problemas que nos ha acarreado uno de estos locales, abierto 24 horas, como punto de atracci贸n nocturno de personas con un comportamiento m谩s que problem谩tico. De poco sirve que el local baje la persiana si los clientes se quedan en la calle dando voces o saliendo a fumar. Todo eso se suma a la promoci贸n de la ludopat铆a.

Las casas de apuestas suponen un ingreso importante de impuestos para el Govern Balear, pero eso no puede ser la justificaci贸n para una actividad que genera problemas de salud con grandes sufrimientos para el entorno de las personas afectadas. Adem谩s, es la misma administraci贸n la que luego ha de hacer frente a los gastos que generan el tratamiento de las adicciones y otras secuelas de la ludopat铆a, as铆 que ni todo es beneficio ni el beneficio justifica la expansi贸n constante de estas actividades que, en cierto modo, vienen a completar el efecto destructivo de otras drogas. Por tanto, nos sumamos a la demanda de las asociaciones vecinales que, lideradas por la Federaci贸n de Asociaciones de Vecinos, exigimos una reforma de la normativa vigente en materia de juego, tanto de 谩mbito estatal como auton贸mico, que sea m谩s restrictiva y protectora con las personas vulnerables, especialmente j贸venes y afectados por la ludopat铆a, que asegure controles de esta actividad, que no permita aperturas de 24 horas y que tenga en cuenta los problemas que crea en los barrios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here